Venga, hoy me vuelvo a fustigar y me dispongo a contar mi (nuestro) segundo fallo garrafal en esto de emprender. Voy a tocar una parte esencial de tu negocio: el equipo de trabajo. Si en mi primer post sobre errores hablaba del outsourcing y la externalización de una parte del equipo ahora hablo de los integrantes de tu negocio, la gasolina que hace que tu éxito llegue o no.

Montar una empresa es sencillo, en momentos algo aburrido pero crear una personalidad jurídica que cotice y esté en el foco del estado es algo al alcance de TODO el mundo. La dificultad llega a la hora de “gestionar” tu dinero, tu tecnología y tu equipo… uno de los errores más comunes para emprendedores noveles es el hecho de tirarse a la piscina sin nada de nada, ningún documento en el que digas quien, cuando y como vas a cumplir unos objetivos que te has marcado con anterioridad. Marca y define bien las fases de tu proyecto y el trabajo que va a llevar cada una de estas partes. Yo fui capaz de lanzar una plataforma sin prever el trabajo que me iba a deparar el día 1 del post-lanzamiento, no sabíamos cuantas personas y que funciones iban a tener, confiamos en nuestra masa crítica para que todo fuese llegando, nos vimos capaces de aplacar gradualmente toda la carga de trabajo que nos echasen: ERROR. Estuvimos tan centrados en la creación del producto que se nos olvidó la tarea básica de manutención y crecimiento.

Planifica todo al dedillo para fallar (siempre vas a fallar) nunca vas a dar en el clavo de lo que va a pasar pero coge un hoja y escribe:

  • Necesidades que requiere el proyecto (creación de contenidos, relación con prensa especializada, mantenimiento de base de datos, implementación tecnológica, etc).
  • Divide departamentos y crea estructuras (un árbol con el organigrama de cada bloque de tu empresa).
  • Pon objetivos a cada departamento.
  • Cuantifica las personas necesarias y sus requisitos formativos.

Y esto hazlo lo primero de todo, será básico para saber cuanto dinero te costará el día a día de tu negocio y hasta donde puedes llegar. Mi consejo es crear un equipo pequeño, muy comprometido y en el que todos los miembros tengan visibilidad completa del negocio.

Usa la cabeza y deja el orgullo en casa, aprende a delegar y a limitarte a hacer lo que sabes hacer. ¿Eres bueno liderando? Lidera. ¿Eres bueno negociando? Negocia. ¿No sabes diseñar? No diseñes. Lo que está claro es que no eres bueno en todo, así que no hagas todo.

Mima a tu equipo, mantén unos valores y trabaja con los mejores: ACIERTO.

 VICTOR RODADO FRUTOS @RodadoFrutos #Emprendologia

My Generation, The Who

TRENDS

Anuncios